9.2.06

Razonablemente

¿Que si soy feliz? Que si soy feliz... Tiene que haber una solución, tiene que haber un criterio mejor que otro para contestar a eso. Vamos a ver... ¿no soy secretaria? Habrá que hacer una especie de balance semanal. Películas, paseos, esperas, conversaciones, fotocopias, cenas... Resto eso, no tengo en cuenta eso otro, multiplico aquello por dos, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho y ocho dieciséis, me llevo una... Sí. La respuesta es ¿sí?

Frase: Sólo hay una forma de ser feliz y es irracional.

Momento: Mucho sol, todo el cielo azul. Tengo tiempo, he quedado para comer. Quedar, comer: recreo, ocio, fiesta... tiempo. Busco el instante deliberadamente y aún así lo consigo: levanto la mirada y todo es perfecto y simple. La silueta de los edificios se recorta altísima contra el cielo: fotografiado, uniforme, iluminado hasta el infinito. Todo es infancia, pero no nostalgia: presente eterno e infantil. Soy una niña y la marea de gente pasando atareada a medio metro en todas direcciones me aísla aún más porque ellos no viven mi momento sino sólo en él, para mí. Soy el centro del universo. Estoy aquí. Estoy tan, tan aquí... Tengo que escribirlo, pero no ha pasado nada...

Monólogo interior (del protagonista de Johnny cogió su fusil. Está en la cama de un hospital desconocido, sin brazos ni piernas, sin ojos ni oídos, sin forma de comunicarse ni de actuar. Tras meses de monotonía, una ventana repentinamente abierta le permite sentir el calor del sol): ¡Es el sol! ¡El sol, he encontrado el sol! ¡¡Gracias, Dios mío!! Aunque nunca tenga nada más, siempre tendré a Dios y la luz del sol.

43 comentarios:

Raquel Márquez dijo...

Moraleja: Ésa es la actitud.

luisdoe dijo...

la eterna pregunta al eterno problema. pues no pides tu nada!!!
solo puedo remitirte a una frase, una de las mas grandes que nunca han entrado dentro de esta maltrecha mente: 'no es mas feliz el que mas tiene, sino el que menos necesita'

Miriam dijo...

¿Ésa es LA actitud?

Amiga mía, habla con propiedad: ésa es NUESTRA actitud.

No me tientes que te cuelgo aquí mi simpático texto con maneras de redacción escolar -así de poco rigurosamente andamos- "Nietzsche y la alegría de vivir".

Raquel Márquez dijo...

Jajaja, estoy deseando leer eso...
No, yo quiero tener más esa actitud, la de Johnny, digo. Tendría que pensar más en eso de que estoy entera, de que tengo ojos, oídos, y la luz del sol...

Eso decía mi madre, Luis, cierto, cierto.

Miriam dijo...

¡Raquel! Que yo estoy completamente a favor de Johnny, conste.

Aunque como dices, conservamos intactas extremidades y sentidos, y aquéllo tan lindo y tan concretito de "Berlin Alexanderplatz":
Pero lo más importante en los hombres
son ojos y pies
hay que saber ver el mundo y entrar en él.

Prometo abandonar este tono de cuasi mística verbenera. Mañana. O pasado mañana.

Duarte dijo...

"La felicidad consiste en ser un desgraciado que se siente feliz"
(Ramón Gómez de la Serna)

Raquel Márquez dijo...

Eso, eso, eso.

Raquel Márquez dijo...

Ah, y la cuasi mística verbenera es de tus mejores virtudes. A quien no le guste el tono que se busque una bici y se gane la vida, hostia ya.

rafa dijo...

vengo de intentar definir el amor y me topo aquí con la felicidad!!! pfffff mmmmmm la felicidad es saber que siempre habrá un disco nuevo, una canción que oirás en bucle, viñetas nuevas, bosques por oler, tartas de queso que zampar y lasañas de verduras esperándote en la mansión del fanzine.

algo así!

Anónimo dijo...

El ser es feliz y yo que me alegro!

Anónimo dijo...

Err... este último era yo. ;)

-José Luis

Elena dijo...

Pues para mi no es tan fácil, o por lo menos no dura ni media hora... que razón tiene Luis en lo de que es más feliz el que menos necesita. ¿Y que hay del que necesita mucho de algo desconocido?

mirtamirta dijo...

ayer por la tarde quise contestar y no pude. escribí un ladrillo que no decía nada.
por la noche terminé en lo de siempre, todo es cuestión de actitud, de adecuarla a los días buenos y sobre todo a los malos.
no sé elena, si la distancia que nos separa se midiese en calles, te llamaría, iríamos a un parque a pisar hojas secas, te preguntaría por la última peli chula que has visto y a última hora nos iríamos a tomar un chocolate.

es la única respuesta que puedo dar a tu pregunta!

mirtamirta dijo...

ups! pone mirtamirta pero soy yo :)

Elena dijo...

¿Pero soy yo? ¿qué yo?
Bueno, no sé que pensar de estas ideas del concepto de felicidad tipo Punset. Es que una cosa son esos "momentos mágicos", y otra el estar contento con tu vida, que te guste asi de una manera general, digamos el "bienestar". Ese bienestar tiene altibajos, pero es una base. Si, de acuerdo en que apreciar los momentos pequeños es felicidad, pero yo veo el concepto algo más amplio.

Raquel Márquez dijo...

Muy cierto, Elena. Llevo días pensando en decir más o menos eso y luego no acabo de saber lo que quiero expresar y renuncio a poner nada... No hay que vivir para esos momentos, en mi opinión. Eso por sí sólo a mí no me hace feliz. Hay que buscar cierto equilibrio y a partir de ahí es más fácil disfrutar de las "cosas pequeñas"... No vale sólo con querer ser feliz, hay que tener suerte, poner empeño, aprender de la experiencia... Y claro que no es fácil...

Ah, Mirtamirta es Miriam, ¿no?

Raquel Márquez dijo...

No, es Rafa, ¿verdad?

rafa dijo...

mirtamirta era yop!

elena desde hace un porrón de años pienso que mi vida es en sí un momento mágico, si no la veo así, me deprimo, bajón, etc...

creo que la vida debe ser ilusión y que los años lo que hacen es que asumas las hostias cuando las cosas no salen como quieres.

para mí ahí está el truco, en asumir que los finales a veces no son como uno quiere o que determinadas necesidades (no materiales) no se satisfacen en el momento que uno quiere.

bicos!

Elena dijo...

Este es un tema ilimitado...lo que está claro es que no hay un concepto universal de felicidad, sino que cada quien tiene la suya.

Gracias. Raquelilla, por la velada de ayer (a pesar de las insistentes miradas de nuestras vecinas de mesa, insisto, ¿es que no se puede tener el pelo corto en este país?) y por acompañarme a casa a comprobar que habia sido de los gatitos. ¡Un beso!

M dijo...

Yo tengo la sensación de que la pobre existencia de Johnny es una mierda pinchada en un palo (o postrada en una cama, más bien) y que lo que experimenta con la luz del sol, el beso de la enfermera o esa lágrima sobre su pecho... es un inmenso placer.

Me parece a mi que lo único a lo que realmente aspira Johnny es a morir, no a entrever momentos de placer (llamadlo felicidad también) que vienen y van sin que él pueda decidir cuando y como.

Y ya que estoy, una breve nota biográfica y sentimental... ¡ADORO A DALTON TRUMBO! ¡es que el tío escribió algunos de los guiones que más me han estemecido: "treinta segundos sobre Tokyo", "Los valientes andan solos" y la increíble "El hombre de Kiev"

Raquel Márquez dijo...

Jeje... Al hilo de lo de Elena (entónese a lo Félix Rodríguez de la Fuente): en el cortejo, las lesbianas-macho son mucho más enfáticas que los heterosexuales-macho. Menudos repasos visuales, estuve por probar a ver...

Espero que Pelusa y Talula estén más tranquilas (éstas no son las lesbianas, son los gatitos)...

adolfo de crimea dijo...

Oh, ser feliz es realmente lo único que importa, no? Pero ¿se puede ser feliz irracionalmente todo el tiempo? esa sería otra cuestión.
Personalmente, no me dejan ser feliz todo el tiempo, en otro espacio y tiempo lo sería sin duda.
El pobre Johnny si que era desgraciado, a su lado, el tipo de MasAdentro podría ser corredor de fondo profesional, menos mal que tuvieron la decencia de hacerle aquella pajilla, que si no ... lloro.

Genial Raquel!!!!! El texto me ha gustado un montón y me ha sugerido perversiones varias, como es habitual ya. Igual nos vemos prontito, no? Besos!

Anónimo dijo...

felicidad es la sonrisa de un niñoooooooooooooo.

Raquel Márquez dijo...

A ver, se me identifiquen, coño. Me lío a hostias y me quedo sola.

Qué pena, Adolfo, que lo de Valencia sea el viernes, no me da tiempo, salgo a las 7 de la tarde... Pero nos vemos pronto, sí, sí.

mario dijo...

jo! qué bien expresado, Raquel

identificada gonzalez dijo...

"A ver, se me identifiquen, coño. Me lío a hostias y me quedo sola."
Esto verdaderamente me ha hecho temblar. Ufff, retumba en mis oidos, de hecho siento en mis mejillas un dolor.

Raquel Márquez dijo...

Y cuando sepa quién eres más lo vas a sentir, pringao. Jaja...

Laura dijo...

Yo soy feliz, creo que ya lo he dicho más veces. Desde hace años,de hecho. Y como veo que a la gente le cuesta y tal, igual escribo un libro tipo " como ser feliz a pesar de las circunstancias (casi todas)" y a lo mejor me forro y todo.

PD: falto mucho porque ya no tengo ADSL

Elena dijo...

Hay que ver, que gracia y que salero tiene la "finisima ironia" de identificada gonzalez...

Raquel Márquez dijo...

¿A quién te refieres, Elena? Yo no he visto a nadie...

m dijo...

yo tampoco he visto ni oido nada... ah y también me apunto al carro de ser feliz, lo soy!!

¿y quién no lo sería compartiendo su vida con la sebostopola esta?

¡y además tengo dos brazos dos piernas y un rostro!

Raquel Márquez dijo...

¡Guapo!

m dijo...

churra!!

Raquel Márquez dijo...

Jajaja... Como diría Flo en El Informal, "no me canso, nenitas"

rafa dijo...

creo que definir la felicidad entorpece la felicidad.

toma ya! :ppp

Raquel Márquez dijo...

No, hombre, cuando te sientes feliz es que estás bien, ¡y entonces puedes hablar de lo que sea y definir de tó!

ina dijo...

Tengo mono de pequeño tommy!!!

Raquel Márquez dijo...

Jeje, y yo de Aldolfito de Crimea!!

Anónimo dijo...

Perdonad mi ignorancia ciebernética pero dando vueltas por Google en mi profundo aburrimiento laboral en esta Corporación Cosmocócica de Soplapollas en la que curro (ya lo he dicho en otro comentario por ahí),he caido en esta página y tengo que decir que tu frase de "quiero dejar de pensar para ser" me la quedo pa mí, si no te importa. Y volviendo a lo de la ignorancia cibernética, aqui puede opinar toda la peña o me he colado por el morro? Y no me identifico porque me da pereza lo de registrarme, pero lo "me lio a hostias" lo entiendo. Quizá otro día.

Raquel Márquez dijo...

Aquí puede opinar todo el mundo siempre que no se cague en mi puta madre, por supuesto, y siempre que se identifique, por favor. No necesito el DNI, sólo un tú al que dirigirme, yo soy Raquel, encantada.

Raquel Márquez dijo...

Ah, aclaro, no hace falta registrar absolutamente nada, con poner un nombre de pila o apodo sin dirección de internet ni nada ya sales como identificado.

Anónimo dijo...

Soy la anónima de antes. No pensaba cagarme en tu puta madre, ni mucho menos. El sistema no me deja registrarme, ninguno de los nombres que se me ocurren lo considera válido. Ni siquiera el real. Soy Lucía, encantada. Lo seguiré intentando.
Mi contribución al tema de la felicidad: aunque suena a tópico, un hijo. Yo tengo uno y flipas. Sólo flipas.

Raquel Márquez dijo...

Jeje, sí, eso dicen por ahí. De momento no me animo. Ayer en mi trabajo hubo charla sobre embarazos y partos: se ensañaron en dolores, fluídos, bisturíes... Y aun así qué misterioso, qué experiencia debe de ser ésa. En lo de ser madre, o padre, no haces balance de ningún tipo, te vence el puro instinto... Así que supongo que algún día... Sí, supongo que algún día.