12.9.06

La soportable levedad del ser

Tengo la cabeza aún llena de datos: fechas, facturas, faxes, pequeños problemas... Tengo que intentar relajarme, abstraerme lo que queda del día de los asuntos del trabajo. Ni siquiera es útil que piense en ellos ahora que estoy fuera. Mira el paisaje, piensa en la cita de luego, date un respiro.

Míralo por el lado bueno: le doy vueltas a estas cosas porque mi trabajo, en cierto sentido, es importante. Quizá no cambie el mundo a gran escala, pero en la oficina soy importante, tengo un papel que me justifica, que me da cierta entidad. Mi vida tiene algo importante, estoy sujeta a algo.

Me preocupa si mi trabajo no es prestigioso o ambicioso... Pero no desanimarme. En realidad lo importante nunca es el trabajo. Donde soy verdaderamente necesaria es aquí, en mi tiempo libre. Mi familia me necesita, mi novio, mis amigos. Eso es lo que me une a la vida, eso es lo que me da un sentido. Por eso soy importante. Ése es mi momento de protagonismo, mi vida personal.

Pero no, no soy necesaria, no puedo engañarme. Los que me quieren pueden vivir sin mí, el mundo seguirá dando vueltas cuando me vaya, da vueltas aunque yo me encierre entre cuatro paredes, aunque me volviera loca y no entendiera el mundo seguiría existiendo todo... porque soy una minúscula parte de lo que hay... ¡casi casi no existo! ¡No tengo ninguna importancia...!

... Oh...
... qué descanso.

15 comentarios:

David dijo...

"Mata todo deseo de vida" que dijo Krishna...ale, probando, probando, hola hola...

Laura dijo...

Hay un jipi por los blogs diciendo probando probando...

Se puede pensar que no somos nada, o que somos muy poco o que lo somos todo y creo que las tres cosas son ciertas.

Raquel Márquez dijo...

Como dicen los gañanes de La hora chanante (y el jipi), no te digo ná y te lo digo tó, jaja.

Anónimo dijo...

Como rezaban los feligreses de amanece que no es poco: "señor, nosotros somos contingentes, pero tú eres necesario!"

Jose Luis Pocaspag.

Anónimo dijo...

Puedo opinar?
Puedo?
Creo que mas bien que ´necesitar´, el verbo es ´aportar´.
Es que ´necesitar´ siempre me dá una extraña sensación de peso...

El mundo seguirá dando vueltas, sip, but of course. Pero mira, si no me hubieras aportado algo, ahorita mismo no estaria escribiendo estas miseras palabritas. No hay necesidades. Pero como minusculas particulas que somos, todos nos aportamos algo.

Y eso mola.

Abuelita

adolfito de crimea dijo...

Raquel! Sigues trabajando en lo mismo de siempre ... como era ¿haciendo encuestas telefónicas a los olivareros de Córdoba? Dios, que inutil soy, y además se me a acabado el Vaginesil, que fastidio!!!

adolfito de crimea dijo...

He puesto una "a", sin "hache", me merezco la expulsion inmediata de intennné, y de este mundo, y ser relegado a recoger melones en alguna finca de cuenca y dormir bajo un plástico sin derecho a ronquidos, ala!

Besos!

Raquel Márquez dijo...

Jaja, si no me había dado ni cuenta de la hache...
Curro de secretaria en una oficina desde hace unos meses y espero que por un tiempo. Y cuídate lo de la vagina, chato, que eso hay que mirárselo :-)

Raquel Márquez dijo...

Ah, y Abuelita, claro que aportamos algo, pero sobre todo tú. De hecho, yo algo aportaré pero tú eres ne-ce-sa-ria, ea!

Philbert Desanex dijo...

Yo te necesito, ahora, aquí, vente ya pardiez, aunque ya no queden más capítulos de LOST que ver... aún hay una pantera rosa en la nevera!! y sin tí no es lo mismo, te lo digo yo, NO ES LO MISMO!!!


tu churro!

Elena dijo...

Yo, sin capitulos de lost que ver no iría a ninguna parte

Pat. dijo...

Somos importantes en el mundo o en la vida... en la medida en que lo somos para los demás, supongo; un poco igual que las cosas, que tienen la importancia que les das. Pero es verdad que casi todo se puede sustituir. De todas formas, yo creo que hay ciertas cosas que no. Quizás es que me gusta pensarlo así y realmente todo sea sustituible (si es que existe esta palabra).
uhm... mierda! no somos nada!
Pat.

Philbert Desanex dijo...

yo diría más bien: No somos mucho!

;)

Anónimo dijo...

Y que si el mundo gira?
Yo prefiero ir a tomar cañas contigo a que el mundo gire.
Besitos
Encarna

Raquel Márquez dijo...

Oh! Si tengo que elegir yo tampoco dudaría, mucho más importante lo de las cañas contigo, G U A P A!